Trail running por La Pedriza

Salir por la montaña a correr es simplemente genial. Y si es con amigos, la experiencia es maravillosa. Y yo tengo la suerte de haber encontrado un grupo la mar de majo con los que salir.

Todos han sido asfalteros, con maratones (y alguna que otra ultra) en sus piernas, pero han encontrado el cobijo y la tranquilidad de la montaña. Y han sabido contagiarme y acogerme en su grupo de garrafón.

Cierto es que están a otro nivel, que ellos preparan barbaridades como el Gran Trail de Peñalara versión 80Km y que yo, de momento, solo salgo para divertirme, pero cada salida con ellos es una auténtica pasada, unas horas de desconexión total, de mente en blanco, de sensaciones de felicidad y paz interior. Algo así como lo que me pasaba cuando montaba a caballo.

559957_10151586765947498_45671770_n

382344_10151586765442498_742348803_n

602210_10151586882522498_1298021061_n

Solo aquellos que han probado “el sabor de la montaña” comprenderán lo que significa levantarte a las 5 de la mañana de un domingo para salir a correr en plena noche, con la única luz de un frontal, mientras nieva y subes una montaña, para ver como amanece una vez que estás en todo lo alto.

En cuanto a esta salida en particular, solo un consejo: no toméis gintonics la noche de antes.

La crónica la realiza mejor que nadie el autor del vídeo, Juan Seguí.

  • No veo referencias a los gintonics… :-P

    PD: nos lo pasamos “teta”

    • Como que no? en la penúltima frase.