Tags : pentax

Mis objetivos fotográficos

La fotografía digital es un mundo en el que, una vez has entrado, es muy difícil salir. Algo así como una secta, con la particularidad de que es una secta donde estás muy a gusto y contento. Como hobby es una maravilla, pero también una tortura, debido a las lentes u objetivos, que vienen a ser al final, los que dan calidad a las fotos. Una buena cámara con una lente barateja se convierte en una cámara barateja al igual que una cámara barateja con una buena lente, seguirá siendo una cámara barateja pero con un poco más de calidad.

El caso es que, como ya he dicho muchas veces, yo tengo una de esas cámaras baratejas (una Pentax K100D súper) que funciona como debe, pero cuando se la exprime un poco, petardea. Y de objetivos, pues más o menos igual.

Ya lo he comentado alguna vez, en post sueltos, pero es hora de unir todos en uno y ver de que material dispongo para disfrutar de uno de mis tres hobbies.

Tamron 28-75mm f2.8

Comprado hace 4 meses, se ha convertido en el objetivo que llevo siempre puesto. A f2.8 es más bien blandito (por no decir muy blandito), pero entre f4 y f11 su calidad es considerable, siendo a f8 donde me da mejores resultados.

Con él hecho en falta más angular en algunas situaciones, pero creo que este rango focal es el ideal para el tipo de fotografías que tiro el 95% de las veces.

Pentax M 50mm f1.7

Rescatado de la cámara de mi padre de cuando era jóven, este objetivo de más de 20 años sigue siendo una joya. Me encanta porque a f2.8 se comporta increíblemente bien y produce un bokeh perfecto para retratos y otras tomas. Al ser un objetivo manual, no está muy indicado para situaciones de disparo rápido, ya que tirar una foto con este objetivo te puede demorar 2 o 3 segundos.

Es el 2º objetivo que más uso, sobre todo por su calidad.

Pentax 18-55 f3.5-5.6

El que venía con la cámara, típico objetivo de kit. Ahora solo lo uso cuando necesito un poco más de angular y pasar de los 28mm del Tamron a los 18mm de éste. Parece poco cambio, pero se notan bastante esos 10mm.

Sigma 55-200 f4-5.6

El primer objetivo que me compré. Barato, muy barato y por ello un objetivo totalmente para iniciarse. Lo compré para complementar el 18-55 y tener algo de tele, sobre todo para fotografiar partidos de baloncesto. La velocidad de foco es algo lenta y la calidad de imagen normal. Hace cosa de 5 meses que no lo pongo en la cámara, desde el campeonato de España de voley playa.

En total, 4 objetivos que en el mercado no valdrían todos juntos ni 500 euros, mucho menos de lo que valen las lentes de verdad. Pero bueno, con ellos son con los que estoy aprendiendo todo en lo que ha fotografía se refiere.

Personalmente creo que aprender con los medios más que justos es bueno ya que tomar según que fotografías es mucho más complejo que con cámaras y lentes caras, por lo que hay que agudizar el ingenio. Luego, con

Pocos medios, si. Ganas de aprender, muchas más.

Mi nuevo juguete: Tamron 28-75 f2.8

Se llama Tamron y viene en sustitución del Tokina 24-200, que lo vendí por una oferta que me hicieron.

Su nombre completo es Tamron SP AF28-75mm F/2.8 XR Di LD Aspherical (IF) y en las reviews que le han hecho, sale muy bien parado.

A poco que lo he probado, su calidad es indiscutible, aunque teniendo en cuenta los objetivos que tengo (18-55 del kit, sigma 55-200 y el 50mm M f1.7), mejorar la calidad no era muy complicado.

Con el tiempo me he dado cuenta que lo que más me gusta hacer es fotografía social (personas), por lo que el rango 28-75mm creo que me irá bastante bien. He sacrificado el gran angular y el tele, pero ganado en calidad. No se puede tener todo sin gastarse 1000 euros.

Pensaba que iba a ser mucho más grande. Montado en la cámara no es más grande que el sigma 55-200 y pesa realmente poco.

El tacto y su acabado me gusta, con buen agarre y suave. No se nota nada plasticoso o endeble. La velocidad de enfoque, sin ser ultrasónica, es bastante rápida, aunque no demasiado silenciosa. La rosca del zoom está un poco dura, pero eso lo agradezco, ya que prefiero que no se mueva con mucha facilidad. Aunque supongo que con el tiempo cederá un poco. Por todo ello no es el mejor objetivo para fotografía deportiva, ni mucho menos, pero eso es algo que ya tenía en mente.

Por lo demás, solo el tiempo dirá si el objetivo merece la pena o no. Pero por el momento, con esta adquisición, he retardado mi pase a Canon unos cuantos meses más.

Probando el trípode Flexipod

Tras el adaptador ojo de pez y el flash inalámbrico, vuelvo a recibir un producto de una tienda conocida, para que que le eche un vistazo. (Esta vez sin Bloguzz de por medio).

En esta ocasión es el trípode Flexipod (en la web de la tienda). Tras una semana de pruebas con él, creo que puedo dar mi opinión de este trípode.

Lo primero en que me fijé es que este trípode es, por decirlo de alguna manera, la versión barata o copia de los chinos del conocido GorillaPod (una review de éste último). El gorillapod viene en 3 versiones: para cámaras compactas, para reflex normales y para reflex pesadas o con grandes objetivos. Precisamente esto, es lo que le da al GorillaPod un gran atractivo.

El FlexiPod viene también en dos modelos, para cámaras compactas y para reflex. Yo recibí el de cámaras réflex y es el que he estado probando.

Sigue leyendo

Tokina 24-200

tokina 24-200

Necesitaba urgentemente un objetivo todoterreno para complementar el 50mm f1.7 que rescaté de la vieja cámara de mi padre y que es una pequeña joya.

Solo tenía el mediocre 18-55mm del kit y un Sigma 55-200, bastante normalejo también. Ninguno de los dos arrojaba una calidad más allá de lo que se puede calificar decente. Esto, unido a la tediosa tarea de andar cambiando de objetivos cada dos por tres ha terminado con mi paciencia.

Aprovechando una gran oferta, he terminado comprado, por un precio de risa, el Tokina AT-X 242 AF 24-200mm , o lo que es lo mismo, un objetivo todoterreno que me evite el tener que estar cambiando de objetivo.

Por lo que he podido probar, la calidad que arroja es superior a los dos objetivos mencionados anteriormente, por lo que además de ganar sensiblemente en calidad, también gano en versatilidad, ya que en un solo objetivo, abarco los otros dos.

tokina 24+200

El objetivo es de tacto metálico (nada plasticoso), algo pesado y grande, muy grande. Enorme diría yo. Con un cristal de 72mm, el objetivo se ve enorme en la cámara, pero gracias a ello, se hace sumamente fácil y cómodo sujetar la cámara.

Con este objetivo, dudo que vuelva a comprar otro que no sea un peleng 8mm. Así que la próxima compra, será una pentax K20 (o la que haya en su momento), aunque para eso queda muuuuuucho.

Fotos | Tokina 1, Tokina 2 y Tokina 3

Utilizar objetivos antiguos en una pentax actual

smc pentax-m

Las cámaras Pentax actuales tienen una característica que me ha sorprendido: funcionan con objetivos de hace 20 años. !Y de que manera!

Como ya comenté ayer, me encontré con que tenía en casa dos objetivos de hace bastantes años y que eran compatibles con mi Pentax. Pero para que puedas usar en tu réflex digital objetivos totalmente manuales, hay que seguir una serie de pasos.

En mi caso, para que funcione un Tokina 70-210 1:3.5 y un SMC Pentax-M 50mm 1:1.7 en una pentax k100D súper (y en una que no sea súper o en una K10) he seguido estos pasos:

1. Reducción de Vibraciones

Este tipo de lentes totalmente manuales no proporcionan los parámetros de longitud focal y apertura, necesarias para que el sistema estabilizador del cuerpo de la K100D súper sera útil. Así que hay que ponerlo manualmente. Afortunadamente, nada más encender la cámara con la lente puesta, una pantalla nos insta a seleccionar la longitud focal a usar en el modo de reducción de vibraciones. Si más tarde queremos cambiarla, solo hay que ir al menu y en configuración de captura se puede cambiar.

2. Permitir el uso del anillo de apertura

Al ser lentes manuales, la apertura se hace por medio del anillo que lleva la lente y no a través de la cámara. Para pemitir usar el anillo, hay que ir al Menú->Ajustes Personales, activarlos y cambiar el valor de “Usando anillo” apertura a “2 Permitido”. Ahora la apertura se seleccionará moviendo el anillo.

3. Cambiar la función del botón AE-L

Aunque todo sea manual, se puede seleccionar el tiempo de exposición acorde a la luz que entra a la cámara de un modo “semiautomático”. Para ello en el panel Ajustes Personales, del Menú cambiamos el ajuste “Botón AE-L en exposición manual” a “2 Modo TV”. Gracias a esto podrás ajustar el tiempo de exposición con solo presionar el botón AE-L.

4. Disparar siempre en modo Manual

En modo manual podrás cambiar el valor de la apertura a través del anillo de la lente. También es posible usa el modo Av, pero solo con la máxima apertura (en este caso, a f1.7).

5. Enfoca manual o automático

Algo obvio al tratarse de lentes sin autofocus. Pero aun así, se puede disparar en las posiciones MF o AF. En MF podremos sacar la foto cuando queramos, esté enfocada o no. En AF, solo nos dejará disparar cuando la imagen se encuentre enfocada. Con esto, podemos hacer un truqi para disparar en el momento correcto. Solo hay que presionar el botón de disparo a fondo y enfocar a la vez. Cuando el objetivo enfoque, disparará y saldrá la foto enfocada. Mientras no esté enfocada, no tomará la foto.

6. Seleccionar el nivel ISO

En el modo manual no funciona el Auto-Iso, así que habrá que seleccionar un valor manualmente.

Con estas pequeñas configuraciones podremos usar todo tipo de lentes compatibles en nuestras Pentax, por muy viejas que éstas sean.

Las pocas pruebas que he podido hacer han resultado más que satisfactorias. Sin duda, el 50mm es mejor que todos los objetivos que tengo, aunque tiende a subexponer ligeramente las fotos. Supongo que será cosa de una configuración de la cámara no del todo fina.

Lo mejor de todo es lo divertido que resulta un objetivo totalmente manual, ya que te exige que sepas medianamente que es cada cosa y que efectos tiene a la hora de tomar la fotografía, con lo que aprenderemos mucho más rápido.

Foto | Flickr
+Info | Un blog