Tags : opiniones

Sobre los derechos de autor

No, nadie tiene derecho a ganar dinero con nada de lo que haga. A lo que todos tenemos derecho es a intentarlo. ¿Que un artista saca un CD y no se vende pero circula por la red? Pues se siente. Si no se vende es porque no hay suficientes personas que crean que poseer ese CD vale el dinero que le pretenden cobrar por él.

El que el disco circule por la red no es el motivo de que no se venda. Sí, ya sé que hace 15 años no había Internet y los CDs se vendían. Pero os aseguro que hace 150 años las partituras se vendían como churros y ahora solo las compran los estudiantes de música. Si la tecnología ha cambiado, no puedes pretender seguir haciendo las cosas como siempre.

Una canción en MP3 es algo muy diferente a un CD. No dificulta la venta del CD porque es gratis, sino sobre todo porque el MP3 es mucho más cómodo y se puede llevar directamente al reproductor que usa ahora la inmensa mayoría de la gente. El éxito de iTunes demuestra que sí hay gente dispuesta a pagar por la música. Puedes intentar venderles a ellos, o puedes dedicarte a otro negocio. Lo que no tiene sentido es que te dediques a quejarte porque el mundo ha cambiado y a ti te iba mejor antes.

Si ya no vendes CDs, puedes intentar seguir haciendo música y ganar dinero de otra manera. Por ejemplo, aunque suene increíble a muchos de los que acuden periódicamente al Ministerio de que la música se muere, hay músicos que tocan en directo ¡y cobran por ello! El mismo que piratea un disco de 15 euros paga alegremente 50 por oír en directo al artista pirateado.
Y si no te apetece dedicarte al directo y no se te ocurre otra forma de ganar dinero con tu arte, cambias de profesión y te dedicas a otra cosa, como hacen los mortales.

Fragmento extraído del interesantísimo artículo escrito en desencadenando. Recomendada lectura, tanto del texto, como de los comentarios.

El concepto que tiene la gente de montar a caballo

Monto a caballo desde Enero de este año y no me da vergüenza decirlo. Es más, estoy tremendamente orgulloso de poder hacerlo, ya que he descubierto un mundo apasionante. Pero no todo es de color rosa. Hoy día, montar a caballo está tachado de afición para pijos snobs con mucha pasta.

En Murcia los caballos brillan por su ausencia. Pocos clubs hípicos hay y los que están, están monopolizados (en su mayoría) por ese tipo de gente que cree que montar a caballo es algo de lo más cool. Así que, cuando estás hablando con cualquier persona, sale el tema y dices que montas a caballo, te miran como diciendo: “otro niño de papá que monta a caballo para ir fardando.”

En Murcia hay mucha tontería relacionada con el caballo, en parte, por toda esta gente que hace del caballo un mundo elitista y de alto standing, cuando es todo lo contrario. El mundo del caballo ha sido siempre del campo y, aunque lo quieran refinar, será siempre de campo. Cuando vas a montar a caballo, vas a ensuciarte, a llenarte de barro, a tratar con animales y eso no se que tiene de pijo o de elitista.

Por el tema del dinero, no se que pagará la gente por montar a caballo en otras partes, pero Isa y yo hemos tenido la suerte de encontrar un lugar donde pagamos mucho menos de lo que se puede gastar cualquier persona al mes en ropa, música, complementos, un gimnasio o cualquier otro capricho. Por no decir que, gracias a la política de admisión del club hípico1, el ambiente que hay es inmejorable.

Por eso es difícil decir que montas a caballo sin que te miren mal o raro. Eso si, decir que te gastas 300 euros al mes en ropa o que te has comprado un coche de tropocientos mil euros, es de lo más normal y además te alaban por ello. Pero bueno, yo sigo diciendo muy orgulloso que monto a caballo y no por ello soy ni más ni menos. Simplemente es una afición más.

Nota 1: de nada sirve ir al club hípico con millones de euros en la cuenta si nadie del club te conoce o te recomienda. Están haciendo un ambiente muy familiar y eso se nota en las buenas relaciones que existen.

Por qué no concibo otro terminal que no sea un iPhone

Este post iba a ser un post de opinión acerca de la gente que compra gadgets solo por su diseño, sin tener ni idea de su potencial o sus características, solo por ser algo novedoso, pero he cambiado de opinión. En cualquier caso, leer este post de otro blog para saber exactamente lo que opino del tema: “No soporto a los que compran los gadgets solo por lucir diseño“.

En su lugar, voy a comentar el por qué ya no concibo ningún terminal que no sea un iPhone. Y repito, yo.

Sigue leyendo

Hoy odio mucho a la blogosfera maquera

Situémonos. Son las 0:29 de la noche y hoy ha habido una keynote de Apple en la que se han presentado unos preciosos iPods Nano de colores y gran pantalla y algunas chorradas más. Y no se si son las copas de vino que llevo en el cuerpo o simple odio tras varias keynotes acumulado, pero necesito hacer públicos ciertos pensamientos personales.

  1. Odio a los blogs de mac hispanoparlantes y sus seguimientos en vivo de keynotes. No son más que meros traductores de Gizmodo, Macrumors o Engadget. Incluso se nutren de sus fotografías, realizadas dentro de la propia keynote para ser los mejores en el habla hispana. Llamarlo “traduzcoloquedicenengizmodoyutilizosusfotografíashaciendohotlinking pasandomeloporelforro” sería lo más correcto.
  2. Odio a la gente que va repitiendo por twitter lo que vamos viendo en la keynote. No hay premios por ser los primeros en twittearlo, por lo que no os molestéis en dar la exclusiva. Solo cansáis a la gente que está usando twitter tranquilamente. Bueno, si es que el uso tranquilo de twitter existe, que creo que no.
  3. Odio que la gente opine de cosas que ni siquiera tiene intención de comprar. Que si tiene poca capacidad, que si los colores, que si la pantalla, que si tal…¿Tenías pensado comprartelo? Si la respuesta es no, deja de ponerle pegas a algo que ni te interesa.
  4. Odio que seamos tan fanáticos de apple.

Creo que me hago mayor y cada keynote que pasa me doy cuenta de lo chungo que es este fanatismo pro-maquero y de lo cansinos que llegamos a ser en momentos pre y post keynotes..

Pero no me hagáis mucho caso, posiblemente mañana no me acuerde nada y le eche la culpa a Isa por escribir este post.

iPhone vs BlackBerry

Desde hace una semana, tengo una blackberry con el servicio activado y he podido probar las bondades y los problemas de este tipo de dispositivos. Y voy a dar mi punto de vista y opinión personal (repito, mi punto de vista y opinión personal) acerca de este tipo de dispositivos y lo compararé con el afamado iPhone.

Lo primero de todo, decir que la blackberry es una 8100, que no es 3G, pero al caso es lo de menos, ya que el iPhone que tengo tampoco lo es.

Me gusta de la Blackberry

  • El push mail. Eso de que te lleguen los correos de inmediato, es una gozada. Sin lugar a dudas lo mejor de las blackberrys.
  • El teclado. Aun siendo un híbrido entre un qwerty y uno normal de teléfono (lo han llamado SureType), es cómodo. Eso si, hacerse con él no es tarea rápida y a veces escribo más rápido con el iPhone que con la blackberry.
  • La perla. Todo un acierto. Su uso es fantástico y hace la navegación mucho más fácil.

No me gusta de la Blackberry

  • Apariencia del sistema. Totalmente del siglo pasado. Una verdadera pesadilla. No entiendo como puede ser todo tan horrible y poco vistoso. Aunque bueno, por lo menos funciona bastante bien todo y es rápido.
  • Navegador web. Simplemente: ver páginas webs en ese navegador es una tortura. Un castigo demencial que no tiene perdón de dios.
  • Elemento multimedia limitado. Ver fotos o escuchar música con este aparato es otra pequeña tortura
  • Correos sin html. Según tengo entendido la última versión del sistema, la 4.5 si no me equivoco, soluciona esto. Pero la probé y aún estoy esperando a que cargue, así que la deseché.
  • Teclas, teclas y teclas. Para mi, del siglo pasado también. Con lo cómodo que es escribir y manejarse con los dedos…

Conclusión

Con el nuevo software del iPhone, que incorporará entre otras muchas cosas, Push Mail y programas de terceros, la decisión es aplastante. La blackberry no tiene nada que no tendrá el iPhone, además de tener carencias como elemento multimedia (navegación web, música, vídeos y fotos).

Ver películas, fotos o simplemente navegar, en el iPhone con esa pantalla es la experiencia de usuario más gratificante que hay. En cambio, en la blackberry es una tortura. Y eso, para mi, como blogger, es algo que no perdono. El safari del iPhone le da mil vueltas a cualquier otro navegador web.

La perla de la blackberry es una maravilla, pero no tiene nada que hacer con la rapidez y precisión del dedo. Incluso tecleando con un teclado virtual, mis dedos terminan siendo más rápidos que con una blackberry 8100. No sé como será con un teclado qwerty, pero con éste, mis dedos ganan por goleada en el iPhone.

Yo ya he probado a fondo los dos terminales y no tengo lugar a dudas: iPhone. Por aplastante goleada.

3 elementos informáticos en los que vale la pena gastarte dinero

Todo aquel que trabaje mucho delante del ordenador, estará conmigo cuando digo que hay 3 elementos realmente importantes a la hora de pasar mucho tiempo delante del aparato: pantalla, teclado y ratón.

Son elementos a los que, a priori, no se le da la importancia que se merecen, optando siempre por opciones menos buenos y más baratas. Pero una vez probado elementos de mayor calidad (y, consecuentemente, más caros), las sensaciones son totalmente distintas y el pasar horas delante del ordenador, ya sea trabajando o simplemente en ratos de ocio, se hará mucho más cómodo.

Pantalla

pantalla

He estado varios años usando una pantalla de 15 pulgadas y hace un año, aprovechando una oferta del Mediamarkt, compré una de 20. De marca totalmente desconocida, era la pantalla más barata de la tienda y no pudo ser mejor elección. Un escritorio a 1680×1050 se aprovecha realmente bien, ya que te permite tener varias aplicaciones a la misma vez sin que se estorben (por ejemplo IM, navegador y correo), con lo que la experiencia de usuario es sensacional. En este caso, el tamaño si que importa.

Teclado

teclado

El teclado afectará directamente a tu productividad, ya que puede mejorar o empeorar la forma en la que escribes. No escribirás igual de bien en un teclado de teclas de pulsación corta que en uno de pulsación larga.

Yo, por ejemplo he encontrado el teclado perfecto en el de Apple. Sus teclas son parecidas a las del macbook, salvo por un tacto mucho más consistente. Al ser de pulsación corta, llegar a las teclas y pulsarlas se hace de forma más rápida, con lo que escribes más y mejor. Pero esto es algo muy personal y cada uno tendrá un tipo de teclado preferido. No escatimes en gastos. Si conoces un teclado y te va bien, compralo, aunque sea más caro que otro. Notarás la diferencia.

Ratón

raton

Del último elemento, me dí cuenta de su importancia hace un par de días. Siempre he sido de comprar el ratón sin cable más barato. Pero a la larga, se nota. Para mi tercer ratón opté por un Logitech VX Nano y la diferencia entre un buen ratón y uno para salir del paso son abismales.

Tanto en tacto, como en funciones, un buen ratón puede ser la diferencia de que la navegación sera pesada o que sea fluida. Por ejemplo, los logitech de gama “alta” incorporan una rueda scroll con doble velocidad, y puedo decir que es lo mejor que he visto en un ratón.

El ratón no es barato, pero hoy día, volvería a comprar el mismo ratón sin dudarlo.

Como conclusión a esta opinión personal, creo que en estos tres elementos no hay que mirar lo primero el precio, sino las prestaciones, ya que pueden mejorar notablemente la forma en la que trabajes.

¡Hasta las narices estoy!

isaPost escrito por Isabel. 

Hasta las narices hablando bien claro. Veréis, os pongo en situación.

Anoche me dieron unas gafas graduadas nuevas que me compre en una óptica. Estas gafas no estaban adaptadas a mi cara así que fui a una óptica para que me las adapten, hasta aquí todo normal.

El caso es que me he decidido por una óptica nueva que han puesto detrás de mi casa y que además me pillaba de paso y que por supuesto, ahora no recomiendo a nadie y a la cual no pienso volver.

Llego con mis gafas y me las adaptan bien. Para quien no lo sepa, la adaptación de las patillas de hace con calor para que al pasta sea mas moldeable. Me las pruebo y veo que estaban bien. El caso es que salgo a la calle y veo que los lados de los cristales están como sucios, los limpio pero no sirve para nada, hay como rayitas en los dos cristales, cosa que antes de entrar no tenían.

Con todo esto vuelvo a entrar en la óptica y les cuento lo que pasa y el óptico lo primero que me dice es: “esto ya me había parecido a mi verlo cuando me las has dado, ¿las has comprado aquí?”, en cuanto me ha dicho eso ya he sabido que el las había estropeado él con el calor. Se lo comento y me dice que de eso nada, que del calor no es, que estaban así.

Así que hablo con una amiga que es óptica y me cuenta que se la han cargado, ya que han puesto el calor directamente sobre los cristales orgánicos y los han cuarteado, cosa que todos los ópticos saben que pasa, aunque éste parece que eso no lo estudió en la carrera.

Con todo esto yo he vuelto y le he dicho que sabía perfectamente que el se los ha cargado y que a mi me mintiese ni me contase milongas. Al final me va a pedir, como debe de ser, unos cristales nuevos, pero a mi el sofoco no me lo quita nadie.

Últimamente ya he tenido dos problemas en comercios, uno con una lámpara y ahora con las gafas que además ellos han estropeado. En los dos casos me he encontrado impotente ya que lo único que podía hacer es pedir la hoja de reclamaciones y discutir con gente que además saca todas sus armas para no darte la razón aun sabiendo que no la llevan, y ahora me pregunto yo ¿dónde ha quedado eso de que el cliente siempre lleva la razón? Yo sé que esto no siempre es así, pero en el caso de serlo, ¿tanto cuesta reconocerlo? Si además ellos no se van a arruinar por unos cristales ni por una lámpara pero en cambio si pierden un cliente y se llevan la mala fama, ¿de verdad les compensa?