Tags : música

Los usuarios cambiamos de hábitos de consumo

En estos tiempos en los que la piratería está tan nombrada gracias a la ley sinde y a los políticos y artistas que hablan sin saber en su mayoría, los “internautas” (otra palabra maltratada hasta la muerte) hemos cambiado nuestros hábitos de consumo y tenemos nuevas necesidades.

En mi caso, por ejemplo, hace prácticamente un año que no me bajo música (española hace mucho mucho más). Tenerla en el ordenador ya no me es útil ya que actualmente paso menos de 2 horas semanales en mi ordenador de casa. El tiempo que estoy en internet se reparte entre el ordenador del trabajo, el iPad en el sofá de casa o el iPhone ¿De que me sirve tener música en el disco duro si tengo que andar sincronizando entre dispositivos cada vez?

Mis gustos y mis hábitos de consumo han cambiado, y por ello busco nuevos modelos que se amolden y me hagan todo más fácil. Por eso acabo de suscribirme a Spotify Ahora, no tengo motivos para descargarme música ya que la tengo siempre esté donde esté y por un precio que no me duele pagar. Un modelo de negocio acorde a las necesidades actuales del usuario.

El tema de las películas es otro. Ojalá existiesen opciones tipo Netflix con contenidos de verdad y no los portales que hay actualmente con 4 películas de hace 3 años. Pagaría encantado una suscripción mensual o anual por esos contenidos. Pero mientras que no hayan opciones reales, seguiré suscrito a Megavideo.com

Los usuarios cambiamos nuestros hábitos de consumo. La industria cultural sigue en los 90.

Sobre los derechos de autor

No, nadie tiene derecho a ganar dinero con nada de lo que haga. A lo que todos tenemos derecho es a intentarlo. ¿Que un artista saca un CD y no se vende pero circula por la red? Pues se siente. Si no se vende es porque no hay suficientes personas que crean que poseer ese CD vale el dinero que le pretenden cobrar por él.

El que el disco circule por la red no es el motivo de que no se venda. Sí, ya sé que hace 15 años no había Internet y los CDs se vendían. Pero os aseguro que hace 150 años las partituras se vendían como churros y ahora solo las compran los estudiantes de música. Si la tecnología ha cambiado, no puedes pretender seguir haciendo las cosas como siempre.

Una canción en MP3 es algo muy diferente a un CD. No dificulta la venta del CD porque es gratis, sino sobre todo porque el MP3 es mucho más cómodo y se puede llevar directamente al reproductor que usa ahora la inmensa mayoría de la gente. El éxito de iTunes demuestra que sí hay gente dispuesta a pagar por la música. Puedes intentar venderles a ellos, o puedes dedicarte a otro negocio. Lo que no tiene sentido es que te dediques a quejarte porque el mundo ha cambiado y a ti te iba mejor antes.

Si ya no vendes CDs, puedes intentar seguir haciendo música y ganar dinero de otra manera. Por ejemplo, aunque suene increíble a muchos de los que acuden periódicamente al Ministerio de que la música se muere, hay músicos que tocan en directo ¡y cobran por ello! El mismo que piratea un disco de 15 euros paga alegremente 50 por oír en directo al artista pirateado.
Y si no te apetece dedicarte al directo y no se te ocurre otra forma de ganar dinero con tu arte, cambias de profesión y te dedicas a otra cosa, como hacen los mortales.

Fragmento extraído del interesantísimo artículo escrito en desencadenando. Recomendada lectura, tanto del texto, como de los comentarios.

A los músicos que tanto hambre pasan

artistas_quejandose

Si estuvierais más preocupados en dar conciertos (aunque fueran pequeños acústicos en pequeñas salas) que en salir en la prensa diciendo que os morís de hambre por las descargas de internet, quizás podríais llegar a fin de mes.

Os lo dice un usuario que descarga música porque no paga 20 euros por un CD pero que no duda en gastarse 40 euros en ir a un concierto.

Aprended un poco de esas bandas “desconocidas” que tienen que dar al año 150 conciertos, sea donde, sea para vivir de la música.

Foto | Agencia EFE

Review del Transmisor FM/Manos libres bluetooh de coche para el iPhone

Soy un bocas y claro, antes digo que el cacharro no funciona y antes me solucionan el problema. He tenido que borrar el post entero, ya que la cosa cambia radicalmente y no tenía sentido escribir un post nuevo por un fallo mío. Si no sabes de que hablo, es que no leíste el primer post. Tranquilo, no era importante.

En Julio compré en Brando el Universal Car Holder with Bluetooth/ FM Transmitter, un transmisor FM para escuchar la música del iPhone en la radio y un manos libres bluetooh, todo ello compatible con el iPhone. No lo recibí hasta Septiembre por culpa de correos, pero una vez en casa no puedo estar más contento.

La parte de manos libres bluetooh funciona mejor que muchas instalaciones de equipos parrots que he visto. El sonido de la llamada se escucha por los altavoces del iPhone y el sonido se recoge por un micro que incorpora el aparato. En ningún momento se producen cortes en la comunicación y las dos personas pueden estar hablando a la misma vez. En este aspecto, no puedo estar más contento, ya que la calidad es muy superior a lo que esperaba. Y funciona con cualquier móvil bluetooh, no solo con el iPhone.

La parte de Transmisor FM es la que me daba problemas, pero todo por culpa mía. Nunca apago el iPhone y tras actualizar de versión, hay que hacer un reset para que los cambios se realicen al 100%. Ahora, una vez todo solucionado, el sonido se transmite perfectamente. Como en las llamadas, el sonido es claro, sin escuchar las típicas interferencias producidas por los móviles. Y encima, gracias a la posición en vertical que se puede lograr con el brazo del aparato, y la interfaz multitáctil del iPhone, manejar la música es una gozada. Fácil y rápido.

Por si acaso, incorpora un mando a distancia de lo más completo por si alguna persona que no esté al alcance quiere cambiar de música.

Si mientras estás escuchando música te entra una llamada, la música hace un fade out (bajar de volumen paulatinamente) para hacer sonar la llamada. Un toque de dedo y la llamada es aceptada. Hablas y cuando cuelgas, vuelve a sonar la música por donde iba.

Si a todo esto le unimos que el aparato solo cuesta 53 dólares (con envío incluído, porque lo compré en época de rebajas) y que es compatible con toda la gama de iPods el resultado no puede ser más contundente: totalmente recomendable. Si tienes el iPhone y usas mucho el coche, este es tu aparato. Ya de por sí cualquier manos libres de coche te cuesta mínimo 50 euros y no te aseguran que sea compatible con el iPhone. Y éste, además te permite escuchar la música que lleves y con una calidad de sonido enorme.

Muchas gracias a Juanlu, por abrirme los ojos y ayudarme a encontrar el problema que tenía.

Momentos Musicales: Frank Sinatra

Después del post rastrero que publiqué ayer y que, obviamente, solo estaba destinado a Google, toca un poco de relax para el fin de semana.

La “agenda de eventos” para este fin de semana incorpora el seminario de Final Cut en Benotac, para esta tarde, y todo el Sábado y Domingo en la Manga Club de Golf, en la celebración del cumpleaños de una Amiga de Isa.

Así, que nada mejor para empezar con tranquilidad el finde, que el gran Frank Sinatra.