Los usuarios cambiamos de hábitos de consumo

En estos tiempos en los que la piratería está tan nombrada gracias a la ley sinde y a los políticos y artistas que hablan sin saber en su mayoría, los “internautas” (otra palabra maltratada hasta la muerte) hemos cambiado nuestros hábitos de consumo y tenemos nuevas necesidades.

En mi caso, por ejemplo, hace prácticamente un año que no me bajo música (española hace mucho mucho más). Tenerla en el ordenador ya no me es útil ya que actualmente paso menos de 2 horas semanales en mi ordenador de casa. El tiempo que estoy en internet se reparte entre el ordenador del trabajo, el iPad en el sofá de casa o el iPhone ¿De que me sirve tener música en el disco duro si tengo que andar sincronizando entre dispositivos cada vez?

Mis gustos y mis hábitos de consumo han cambiado, y por ello busco nuevos modelos que se amolden y me hagan todo más fácil. Por eso acabo de suscribirme a Spotify Ahora, no tengo motivos para descargarme música ya que la tengo siempre esté donde esté y por un precio que no me duele pagar. Un modelo de negocio acorde a las necesidades actuales del usuario.

El tema de las películas es otro. Ojalá existiesen opciones tipo Netflix con contenidos de verdad y no los portales que hay actualmente con 4 películas de hace 3 años. Pagaría encantado una suscripción mensual o anual por esos contenidos. Pero mientras que no hayan opciones reales, seguiré suscrito a Megavideo.com

Los usuarios cambiamos nuestros hábitos de consumo. La industria cultural sigue en los 90.