El móvil que más me ha durado

FILE0035

Hace ahora dos años desde que tengo el iPhone. Siempre he sido un destroza-móviles y ninguno me había durado tanto. Por eso me extraña que aún “siga en pie”, sobre todo viendo a lo que lo he sometido.

Su carcasa está marcada por innumerables batallas. Cicatrices que quedan marcadas y que me recuerdan todos y cada uno de los golpes que se ha llevado. El último, el que veis arriba, obra de esta misma tarde. Pero ahí está. Funcionando como el primer día. Sin duda, una de las compras a la que más partido le he sacado.

FILE0027

Espero que mi próximo terminal, sea cual sea (o android o iPhone o WebOS, eso seguro) sea como mínimo igual de resistente y con algún sistema anti-torpes como yo.