Crónica de mi primera maratón


Muchas son las sensaciones que he tenido este pasado fin de semana y casi todas ellas, nuevas. Por eso, creo que esta es la crónica más complicada que he podido hacer, ya que hay mil cosas en la cabeza queriendo salir a la vez. Pero intentaré poner orden y describir un poco como fue mi primera maratón. (Aviso, puede quedar un tocho largo aunque intentaré hacerlo digerible con muchas fotos) 

El entrenamiento ya estaba finalizado y estaba todo listo, así que pusimos rumbo a Valencia. Negar que estaba nervioso sería como negar que no había soñado ni fantaseado con ese día prácticamente desde meses, más o menos desde que me inscribí. Por eso no me importaba decirlo. Los nervios y ese miedo a lo desconocido creo que son buenos, te mantienen alerta y, sobre todo, te mantienen vivo. Y esos nervios me gustaban, la verdad.

El día de antes

El caso, que llegamos a Valencia y tras la visita al Oceanografic de rigor, me encuentro con esa maravilla de llegada, dentro de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Impresiona solo de verla y pone los pelos de punta solo el hecho de imaginar pasar esos casi 200 metros de alfombra azul, con el público animando.

Pero eso es algo que hay que ganárselo. Así que recojo el dorsal, descansamos en el hotel, salimos a cenar por Valencia y a pasear mis nervios con Isa. Es innegable que en este viaje éramos 3.

Domingo, día de la maratón 

Contra todo pronóstico, duermo bastante bien, casi del tirón y a las 6:30 estoy en pie para comer algo (un plátano y un par de barritas de muesli, que no me entra mucho más a esas horas). Me visto mientras mi cabeza corre la maratón 32 veces, cosa de los nervios y pongo rumbo a la salida. Allí había quedado con Mauro y Dani, otros dos novatos a punto de correr también su primera maratón. (Aquí la crónica de Dani, muy grande.)

El día, amanece muy soleado, sin rastro de las tan mencionadas lluvias, aunque la noche anterior cayó  a base de bien,  y eso hace que en la carrera pasemos algo de calor. Por suerte, bastante moderado, aunque hay gente que lo acusa bastante.

El ambiente, como el de otras carreras vividas en Madrid, quizás un poco más seco. Aun así, conforme avanzan los minutos me voy haciendo más y más flan hasta que por fin, dan la salida. En cuanto empiezas a correr se olvida todo y solo piensas en salir a buen ritmo.

Del km 0 al 30

Empieza la fiesta. Mauro y Dani salen más adelantados que yo, ya que llevaban un dorsal de otro color y me relegan a la cola, por lo que empiezo la carrera solo, conmigo mismo, buscando mi ritmo y fijando algunas liebres, femeninas a ser posible (ya puestos…). No negaré que soy lobo solitario, que me gusta correr solo, no tener que ir al ritmo de nadie, ni marcando el ritmo a nadie. Y así es como inicio mi maratón, aunque dura poco. En el km 5, más o menos, Mauro hace un stop&go en un arbusto y me encuentra, por lo que iniciamos nuestra aventura juntos, que dura más de 20 kms. Vamos al mismo ritmo, con tiempos muy similares en todas las carreras, por lo que es una grata compañía. Además, va con música, así que habla poco. El compañero perfecto para correr. 😉

Cogemos un ritmo cómodo, clavando los kms entre 5:30 y 5:40, con pulsaciones muy controladas, comentando cosas puntuales y disfrutando de los kms, que caen solos, con facilidad, casi sin darnos cuentas. 10, 15, 20, media maratón. El ritmo es constante y fluido, pasando la media maratón en lo previsto, 2 horas justas, un ritmo asumible. Me hidrato en todos los controles, me tomo los geles y sigo el guión al pie de la letra, disfrutando.

Pero ya en el km 24 recuerdo perfectamente como le dije: “Mauro, voy un poquito justo de rodillas”. No me dolían, pero me molestaban ligeramente. ¡Y aun faltaba poco menos de media carrera! Además, 24 kms eran lo más lejos que había corrido nunca. No había hecho tiradas de 30kms (error por mi parte) y a partir de ese momento, mi cuerpo y mi rendimiento era una auténtica incognita. Así que ya tenía la mosca detrás de la oreja.

Y llega el km 28, con un túnel bastante largo, con sus cuestas de bajada y subida, 2 de cada. Recuerdo como en la primera bajada, las rodillas me avisaron y en la subida de salida, me dijeron que aflojara, así que dejé que Mauro se marchara, ya que si mantenía ese ritmo, no terminaría la maratón con toda seguridad. Estas subidas y bajadas tan pronunciadas nunca le han sentado bien a mis piernas y tras tantos kms planos, sin sobresaltos, machacaron un poco mi punto débil.

Del km 30 al 35

Aprovechando que tenía a Isa (y a mi hermano y cuñada por sorpresa) en el km 34, y habiendo leído que los kms del 30 al 35 suelen ser  los que te pueden joder la maratón, bajé el ritmo a 6:30 para recuperar fuerzas, descansar un poco las rodillas y ver si las descargaba un poco. Del 30 al 34 solo tengo un pensamiento: llegar y darle un beso a Isa. Es lo único que me mueve las piernas.

Me pillaron twitteando.

Llego al km 34 entero por fuera pero algo jodido por dentro, sobre todo muy rallado de cabeza, y veo a Isa, mi hermano y cuñada (que vinieron a animarme sin decirme nada).  Se me cae una sola lágrima del tamaño de un níspero. Le doy un beso a Isa, recargo fuerzas mentales y sigo. Hasta el 35.

Del km 35 al 42

Aquí empieza lo que llaman la maratón de verdad y mi calvario. Y no por el llamado muro o señor del mazo, que nunca llego a ver, sino por el muslo izquierdo que se convierte en una piedra, se me carga como nunca y duele. Vaya si duele. El pinchazo me asusta, para que negarlo. Aun quedan 7 kms y de repente me es imposible correr, así que tengo que ponerme a andar, con dificultad. Por suerte, andar me sienta bien puedo alternar correr y andar. En total, en esos 7 kms tengo que ponerme a andar 9 veces, ya que cada medio kilómetro más o menos el muslo se me vuelve a montar y a ponerse como una piedra. Tardo en recorrer esos 7kms 50 minutos y sufro mucho, muchísimo. Se hacen eternos los kms, parece que vuelvo a correr 42kms y son tan solo 7. 7 míseros kilómetros. Lo bueno, es que nunca pensé en abandonar. Eso lo tenía claro. Antes terminaba a gatas que no hacerlo. Mentalmente estaba muy fuerte y no supuso problema alguno. Terminaría y lo sabía.

Si me hubieran dicho que andaría en una carrera, diría que antes muerto. Cuestión de orgullo. Pero en este caso, lo asumí perfectamente, y no me afecto para nada el tener que alternar carrera y andar rápido, siendo sobrepasado por decenas de corredores. Me sorprendí a mi mismo, muchas veces preocupado por lo que piensan de uno. Lo importante era el fin, el objetivo y si tenía que tragarme el orgullo para conseguirlo, lo haría a lo grande.

Y entre trote y andar rápido, y mucho dolor intermitente, llego a esa maravilla de meta.

Ritmos por kilómetro. El 28, el tunel (y el GPS se vuelve loco), del 30 al 35 bajo ritmo y en el 35 pincho.

La meta

Poco hay que decir de esa meta. Una preciosidad. Te embarga y te resetea la mente. De repente, me deja de doler el muslo, la rodilla, dejo de estar cansado y solo me preocupo en mirar a donde están Isa con mi hermano y cuñada y levanto los brazos. Ellos gritan y yo levanto los brazos. Ya está, estoy aquí. 42 kms después. 4 horas 19 minutos y 55 segundos después.

Y cruzo la meta. Sonriente, con cara de felicidad. Todos estos meses de trabajo, esfuerzo y sacrificio se esfuman en tan solo 150 metros y te quedas con las sensación de trabajo cumplido. Sientes tranquilidad absoluta y te sientes feliz y relajado.

Conclusiones

Mi primer pensamiento al ponerme a estirar fue: “no vuelvo a correr una maratón”. ¿Qué necesidad tiene la gente de sufrir de aquella manera? Está claro que correr una maratón no es bueno para el cuerpo, pero ¡que diablos! Es algo mucho más que correr, es marcarse un objetivo, una meta, y perseguirlo sin parar. Es fantasear cada noche con ese momento y realizarlo. ¿Cuantas veces has soñado o fantaseado con algo y lo has dejado pasar? Es decirte a ti mismo que puedes, con eso y con lo que sea, que sabes sufrir, sabes luchar por algo y sabes disfrutar lo conseguido. Que no te rindes a la primera, que aguantas lo que te echen y que muerdes por conseguir tus objetivos.

Cumplir una meta que tenías como imposible es algo maravilloso, algo que te llena y te da fuerzas para hacer lo que quieras. Y así estoy yo ahora mismo. Hace 1 año fantaseaba con cruzar la meta de una maratón y ahora, disfruto recordándolo. Es algo precioso.

Es evidente que en la preparación me faltaron pesas en las piernas y varias tiradas de 30kms. Seguro que si lo hubiera realizado, el muslo me hubiera aguantado y podría haber seguido con el ritmo, pero el haber sufrido tanto en los kms finales me hizo saborear y disfrutar muchísimo más todo lo conseguido.

¡He corrido una maratón! Increíble. Y en 4:19:55, aunque el tiempo es, sinceramente, lo de menos. Incluso mejor así, ya que tengo margen de mejora. Y no hay que olvidar que cuando me inscribí en Mayo, puse como tiempo objetivo en la inscripción 4:30:00, por lo que el tiempo conseguido es más valioso si cabe. O más disfrutable.

Ahora solo queda disfrutar, saborear y recordar estos momentos. Y descansar, que este año ha sido una auténtica locura en cuanto a running, corriendo mi primera media maratón y una maratón con tan solo 8 meses de diferencia. Por lo menos hasta 2013, que creo que me lo he ganado. No quiero ponerme nuevos objetivos y metas por el momento, porque dejaría de disfrutar de esta meta recién cumplida y quiero que esta sensación dure bastante. Ahora solo pienso en saborear esto y correr por placer.

Muchísimas gracias a todos por vuestros ánimo y vuestro apoyo. Ha sido un poquito más fácil conseguirlo con vuestra ayuda.

Keep on running.



  • http://twitter.com/jseguir Juan Seguí

    Enhorabuena Pepe, ya sabes lo que es perder la virginidad maratoniana y disfrutar del sufrimiento con el objetivo de llegar en la cabeza.
    Según he leído hubo bastantes abandonos y muchísima gente las pasó canutas en los últimos 10km, no por falta de preparación, sino porque correr con esa humedad y temperatura desgasta más de lo que imaginamos.
    La foto con Mauro… jem jem… sin palabras! 😉
    Keep on runnin!, vas a ver qué risas en Cercedilla…
    Un abrazo, campeón!


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchas gracias Juanito! La verdad es que yo por el calor y humedad no lo pasé mal. Estoy acostumbrado a Murcia, que es un clima igual, por lo que no hubo problema por eso. Fue simplemente muscular. Pero aun así disfruté.

      En cercedilla nos lo vamos a pasar “chachipiruli” recogiendo setas y florecillas. la la la 😉


  • http://twitter.com/Pintxo Daniel Martínez

    Envidia de la foto al principio de carrera!! Ojala tuviese una xD

    Ha sido un placer compartir mi primera maratón con vosotros!!!

    Un abrazo y a terminar de recuperarse!! Yo por fin, hoy puedo andar medio que e incluso bajar escalones sin muchos problemas.. 😀


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Jajaja. Yo ayer ya estaba subiendo y bajando escaleras. Algo de agujetas pero nada que no haya tenido antes. 😀

      Yo también me lo pasé pipa con vosotros. Volveremos a repetir seguro. 😉


  • http://aboutme.fernandezdiaz.es Jorge Fernandez Diaz

    enhorabuena pepe, te podria decir muchas cosas pero paso pq se me va a caer la lagrima recordandome a mi mismo. solo espero volver a poder tener las sensaciones que tuve este año, pero multiplicadas por mil y en mejores condiciones. a ver si me pasan la ITV de los 4.000 y me pongo al dia

    disfruta el momento, que es tuyo y de nadie mas


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchas gracias pichón. En Cercedilla lo celebramos como se merece: haciendo kms por el monte. 😀


  • Javier Campos

    Enhorabuena! 🙂


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchas gracias Javier. 😉


  • http://twitter.com/JesusMPuente Jesus Puente

    Campeón, que no hay otra palabra para decirlo.
    Eso se llama coger experiencia, disfrutar de una carrera y machacar un objetivo y todo en solo 4 horas y poco.
    No tendrás nuevos retos, pero seguro que en MAPOMA lo repites y disfrutas el doble sabiendo que es lo que hay
    un abrazo y enhorabuena


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchísimas gracias Jesús. Ya veremos que pasa en MAPOMA, de momento solo pienso en Cercedilla, que será divertida, y el descansar un poco.

      😉


  • Juan!

    Me ha encantado la crónica, enhorabuena por el pedazo de reto que te has marcado y has conseguido!!


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchas gracias Juanillo!!


  • DaniTroy

    Gran crónica, me has dejado agotado xD Aunque para un sedentario como yo es dificil de comprender… Me alegro por ti!!!


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Jeje. Algún día tendrás que moverte. 😀

      Gracias Dani!


  • http://twitter.com/verdugo789 Agustin Palmeiro

    Impresionante cronica… Enhorabuena y a prepararse para la siguiente…


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Muchas gracias Agustín. 😉

  • Pingback: 2012, el año del running – FOTOMURCIA


  • Miguel Cabaleiro

    Impresionante de verdad la crónica. Yo me estoy preparando para correr mi primera media maratón en el mes de mayo (en mi ciudad, Vigo) y me sirve de mucho leer esto. Llevo poquito corriendo, pero he sido deportista toda mi vida y quiero conseguir acabar esa media maratón e ir metiéndome, poco a poco, en el mundillo de las carreras populares.

    Saludos desde Galicia!!!


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Hola Miguel. Pues muchísimo ánimo, que seguro que si te lo curras la terminarás sin problema. Me alegra saber que te puede servir de algo mi crónica. Gracias por tus palabras 😉

      Mucho ánimo y a por todas!!!


    • Miguel Cabaleiro

      Lo malo es que solo estoy pudiendo hacer un dia de entrenamiento nada más, por mi trabajo y porque también hago otro deporte, haciendo rodadas por ahora de 10 km y con pretensiones de hacer dentro de un mes de 14 o así. A ver si lo consigo, tengo que buscar un ritmo bueno y tratar de mantenerlo, hacer mi carrera y olvidarme de los demás. Aunque por ahora estoy teniendo un problema: siempre me sale por debajo del dedo gordo del pie (justo donde nace) una ampolla muy molesta. ¿Sabes de algún remedio para combatirlas? Es que eso me merma mucho y no puedo continuar. Imagínate si tengo que tirar así más de 10 km!

      Un saludo y muchas gracias con esas molestias.


    • http://www.fotomurcia.com.es/ Pepe O.

      Hombre, 1 día es poco, pero si dices que haces otros deportes, quizás te sirva. Lo importante es lo que dices, encontrar un ritmo que te sea cómodo, que no pienses ni en correr ni en tu respiración, que te deje llevar.

      21kms son ya una distancia a tener en cuenta, así que intenta salir alguna vez mas. Entre semana puedes hacer sesiones más cortas, pero más intensas y ya en fin de semana, haces una tirada más larga y tranquila.

      En cuanto a las ampollas, prueba a vendarte un poco ese dedo que te da problemas. Posiblemente la zapatilla tenga alguna terminación que te roza justo ahí.


    • Miguel Cabaleiro

      Hoy he hecho 10 nuevos km y mejore mi marca en 3 minutos y medio. Compre unos calcetines para running y cambié de zapatillas y ya no tuve problemas de ampollas. Eso si, me dio un punto enorme en el km 4 que no me dejaba respirar bien y era super molesto. ¿sabes a que puede deberse y como podria prevenirlos? No sé si es porque empecé demasiado fuerte o qué pudo ser. Yo cuando corro, respiro sobre todo por la boca. ¿podria tener algo que ver con esto? Muchas gracias por tu tiempo y tus consejos!!!