Tags : Caballos

Galopando


Mejor calidad y compatible con el iPhone

Galopar, visto desde fuera parece súmamente fácil. Cuando ves a alguien que sabe galopar, te da la sensación de que casi no hay que hacer nada. Solo sentarse y dejarse llevar. Y en cierto modo, es así. Pero el proceso hasta llegar a ese punto de sentarte y dejarte llevar, es lo complicado. No en vano, yo me he caído ya 2 veces del caballo.

Pero en cuanto coges asiento y te liberas del miedo, galopar es una gozada. Cuando estás arriba, solo piensas en el caballo, y te abstraes de cualquier otra pensamiento. Y entonces es cuando solo haces una cosa. Disfrutar.

Yo, el jinete

Lo que tiene “ser fotógrafo”, es que casi nunca salgo en fotos, pero hoy me han “robado la cámara” y me han sacado esta bonita foto.

Luego, he podido probar un nuevo caballo que han traído al club (el que enseñaba los dientes), un pura raza portugués que tienen pensado usar para clases, pero que aun no está del todo domado. Y con la inestimable ayuda de Isa, hemos sacado un pequeño vídeo.


Mejor formato y compatible con el iPhone

Siento que en las fotos no salga la fusta más coqueta del planeta, pero es que ahora tengo que usar una fusta de doma clásica. Eso si, Isa le está dando un uso muy digno, como se merece tan magno regalo.

Pura potencia

Los caballos son pura potencia aunque suelen ser muy tranquilos. Pero cuando demuestran lo que tienen dentro, es un espectáculo impresionante de ver.