Spirit of the Marathon

Spirit of the Marathon es un documental/película de 2007 que pretende mostrar “la esencia, el drama y el espectáculo” de los maratones. En él, se cuenta la historia de 5 personas, 3 aficionados y 2 profesionales de primer nivel del running y su camino hacia el maratón de Chicago de 2005. 5 historias distintas, pero con un trasfondo común: la pasión de correr. En torno a esas 5 historias, entrevistas y opiniones de grandes atletas de hoy y ayer, como la plusmarquista mundial Paula Radcliffe.

Un visionado totalmente obligado para todos aquellos que han fantaseado con correr una, que salen a correr a diario o que simplemente les gusta el deporte.

Y como postre, el Informe Robinson de este noviembre (20 min), dedicado al Maratón de Nueva York y a 6 desconocidos que fueron a correrlo. Otras 6 historias con mucho en común. Este es más triste, ya que terminaron siendo 6 sueños frustados por la cancelación de la maratón.

Sin duda, dos vídeos que resumen muy bien lo que es “el sentir runner”, el porqué de salir a correr y el porqué de una maratón.

Todo esto, via mi hermano gemelo, Jorge


Crónica de mi primera maratón


Muchas son las sensaciones que he tenido este pasado fin de semana y casi todas ellas, nuevas. Por eso, creo que esta es la crónica más complicada que he podido hacer, ya que hay mil cosas en la cabeza queriendo salir a la vez. Pero intentaré poner orden y describir un poco como fue mi primera maratón. (Aviso, puede quedar un tocho largo aunque intentaré hacerlo digerible con muchas fotos) 

El entrenamiento ya estaba finalizado y estaba todo listo, así que pusimos rumbo a Valencia. Negar que estaba nervioso sería como negar que no había soñado ni fantaseado con ese día prácticamente desde meses, más o menos desde que me inscribí. Por eso no me importaba decirlo. Los nervios y ese miedo a lo desconocido creo que son buenos, te mantienen alerta y, sobre todo, te mantienen vivo. Y esos nervios me gustaban, la verdad. Sigue leyendo


Ha llegado el momento: Maratón de Valencia

El 26 de abril tomaba la decisión de subir el listón y correr (e intentar terminar, obviamente) mi primera gran carrera: una maratón, o lo que es lo mimso, 42.195 metros. Toda una locura me decían por lo poco que llevaba corriendo, con únicamente 1 media maratón en las piernas en aquel momento (2 ahora, con la de hace 3 semanas).

Casi 7 meses más tarde (6 de entrenamiento real), ha llegado el momento tan esperado. A 3 días de la cita, es bueno hacer balance para que no se me olvide como he llegado hasta aquí.

Han sido un total de 735,48 kms corridos, en 73 salidas y sumando 75h36m18s. De media, 1 hora por cada salida, siendo el 40% de ellas antes de las 8 de la mañana, con su respectivo madrugón. Unas cuantas con lluvia y otras tantas con sol de justicia. Muchas salidas muy apetecidas y otras más a regañadientes, pero siempre con un único pensamiento en la mente.

Series, fartlek, rodajes, ejercicios de banco, y cuestas. Los entrenamientos han sido parte de mi rutina semanal, aunque he de reconocer que me he dejado algunos por el camino.

Pero ya todo esto es pasado. Todas esas horas invertidas, todos esos kilómetros quemados son un simple recuerdo que ha quedado patente en mis piernas y en mi cuerpo. 10 kilos han sido los perdidos desde que empecé a correr de forma un poco más en serio (Septiembre 2011), que fue la fecha por la que me propuse correr una media maratón.

Han sido meses de mucho esfuerzo, de muchas horas invertidas, de dejar  a Isa a la pobre sola en casa mientras yo corría, meses de recortes de ocio algunos fines de semanas porque tocaba tirada larga. Y ahora es el momento de poner todo ese esfuerzo encima de la mesa y saborearlo y disfrutarlo. Es la hora de la maratón.

Este año ha sido sin lugar a dudas el  año del running, corriendo más de 1.100 kilómetros, año de superación en marcas personales y año de superación de retos (aunque eso será otro post al final del año).  Y el Domingo tendré 4 horas conmigo mismo para disfrutar todo lo que he trabajado.

Muchas gracias a todos los que me han soportado y apoyado estos meses, sobre todo a Isa. Aunque no me lo pusieras fácil en puntuales ocasiones, sin tu apoyo no habría podido siquiera pensar en intentarlo. Sabes que cuando pise la meta mi primer pensamiento será para ti. Bueno, quizás el segundo, ya que creo que me he ganado que el primero sea para mi mismo. 😉

¡Valencia, voy a por ti!

Keep on running!